AFRENTA A LA MEMORIA

En una nueva editorial del diario La Nación del día 16 de agosto, con el título “El papel de las fuerzas armadas. Es necesario que, además de darse solución a la escasez de armamento, navíos y aeronaves, cese la hostilidad cultural hacia los militares argentinos” este matutino bastardea, una vez más, la lucha de un país por la Memoria, Verdad y Justicia.
Con argumentos arteros, la Editorial de La Nación continúa con la línea argumental de los genocidas al sostener la ya obsoleta “teoría de los dos demonios”. Por otra parte, justifica la Dictadura Militar como si fuera un fenómeno de la guerra fría y no un plan político-económico que consistió en el vaciamiento de la instituciones, de la política y del Estado a través del genocidio, tortura, campos de concentración, robo y, lo que es más escalofriante, la sustracción de bebés, herida que los organismos de Derechos Humanos tratan de curar a través de su incansable búsqueda.
A la lucha de estos organismos y al rol que el Estado ha tomado para saldar esta deuda histórica el medio lo califica como una “humillación injusta a la actividad militar”.
Transcribimos algunos textuales de dicha editorial:
“Atrás deberían quedar 12 años de olvido y humillación a los que se sometió deliberada e injustamente a la actividad militar”
“La subversión había sido en la Argentina, tanto como en casi todos los otros países de la región, un fenómeno signado por la Guerra Fría. De igual manera, la manifiesta ilegalidad de los recursos utilizados por los militares para combatirla, después de haber sido exhortados, es cierto, a la “exterminación” y al “aniquilamiento” por los presidentes constitucionales Juan Perón e Isabel Perón, repercutió internacionalmente. Un decreto del kirchnerismo redujo la esfera de actuación de las Fuerzas Armadas ciñéndola a casos de agresión por efectivos regulares de otro Estado”.
En otro de los pasajes de este nefasto texto se afirma que “se suma una preocupante hostilidad cultural hacia las Fuerzas Armadas cultivada desde ámbitos académicos y de comunicación del propio Estado”. Al respecto, queremos remarcar que las hostilidades las han recibido los ámbitos académicos cada vez que La Nación intenta discutir sobre nuestros consagrados derechos como, por ejemplo, cuando en otras editoriales pide el arancelamiento de los estudios universitarios o afirma que se debe disminuir el presupuesto educativo. Ahora sabemos lo que busca es la disminución del presupuesto en educación y aumentarlo en gastos militares.
Para finalizar, La Nación asevera: “los desfiles por el Bicentenario han puesto claramente de manifiesto los profundos sentimientos que las Fuerzas Armadas despiertan en la ciudadanía”. No es un dato menor que se mencione al triste desfile por el Bicentenario de Nuestra Patria en el que uno de los militares que desfiló fue el golpista carapintada Aldo Rico que intentó un golpe de Estado contra el presidente democrático Raúl Alfonsín.
Recordemos que todas estas expresiones no hacen mas que mostrar el pensamiento de quienes dirigen este diario, que no solo ha apoyado a TODAS las dictaduras militares sino, lo que es peor, todavía las siguen reivindicando.
Desde ADUBA, como siempre, seguiremos luchando por Memoria, Verdad y Justicia.