EL GOBIERNO SUMA DOS DNU EN CONTRA DE LOS TRABAJADORES

En los últimos días, el Gobierno Nacional sumó dos decretos en contra de los derechos de los trabajadores: la modificación del sistema de ART y la modificación del régimen de feriados.
En el caso del decreto que modifica al sistema de Riesgos de Trabajo, el proyecto de ley ya tenía media sanción del Senado y debía ser tratado en la Cámara de Diputados. Sin embargo, Macri no esperó que finalice el tratamiento del proyecto en el Congreso.
A través de una nueva figura, denominada “Comisiones Médicas Jurisdiccionales” que implica que los trabajadores afectados por accidentes o enfermedades laborales tengan que enfrentar nuevos pasos administrativos, se pretende desalentar el reclamo judicial, reduciéndolos y, de esta manera, evitar que los trabajadores accedan al derecho que les corresponde.
Establecer que las Comisiones Médicas serán “la instancia administrativa previa, de carácter obligatorio y excluyente” que determinará si un trabajador puede iniciar una acción judicial para conseguir una indemnización, es absolutamente anticonstitucional, puesto que va en contra de lo establecido por nuestra Constitución, que determina que toda persona que vea coartados sus derechos tiene la posibilidad de recurrir a la justicia.
Además, el gobierno eliminó a través de un DNU los “feriados puente”, medida que también afecta a los trabajadores, quienes desde ahora van a trabajar más horas por el mismo salario.
Como si fuera poco, entre los feriados “movibles” se encuentra el 24 de marzo, lo que atenta contra la lucha por la memoria, la verdad y la justicia, por la que hace años venimos luchando, y constituye una ofensa a los delegados y trabajadores que fueron asesinados y/o desaparecidos defendiendo los derechos sociales y laborales.
Manifestamos nuestro más enérgico rechazo a estas medidas, nos sumamos a los reclamos de la CGT e intendentes de la Provincia de Buenos Aires y exigimos la modificación de ambos decretos, que no solo vulneran la división de poderes, sino que constituyen otra muestra de que el interés de este Gobierno no es proteger los derechos de los trabajadores, así como tampoco defender la memoria de nuestro país.