REPUDIAMOS EL PROYECTO DEL GOBIERNO QUE HABILITA A LOS BANCOS A EMBARGAR LAS CUENTAS SUELDO

El DNU 27/2018, más conocido como “megadecreto”, que fuera lanzado por el Gobierno en enero pasado bajo la máscara de “Desburocratización y Simplificación del Estado”, contiene un punto que atenta en particular contra el sueldo de los trabajadores, al habilitar a los bancos para embargar las cuentas sueldo. Desde ADUBA repudiamos con firmeza esta medida, que en estos momentos es tratada en el Congreso y tildada de inconstitucional por la oposición.
El proyecto que incluye las carátulas “Ley de simplificación y desburocratización para el desarrollo de la infraestructura”, “Ley de simplificación y desburocratización de la Administración Pública Nacional” y “Ley de simplificación y desburocratización para el desarrollo productivo de la Nación” es tratado desde hace algunos días en las comisiones.
El miércoles pasado, ante un plenario de las comisiones de PyMEs, Finanzas y Legislación General de Diputados, el ministro de Producción, Francisco Cabrera, intentó defender los proyectos bajo su órbita que se incluyeron en el “megadecreto”. El punto más álgido ocurrió cuando sostuvo que la modificación del artículo 147 de la Ley de Contrato de Trabajo que prevé el DNU es algo “positivo para la inclusión financiera”, y aseguró que tiende a “mejorar el nivel crediticio de los asalariados”.
Pero la realidad es que la implicancia negativa de esta medida para los trabajadores es mayor a los beneficios. Si bien el Banco Central luego del anuncio de la modificación había asegurado que esto exponía a los bancos a un menor riesgo crediticio y, por lo tanto, redundaría en un mayor acceso a préstamos, también permite que embarguen el stock excedente depositado en cuentas bancarias por encima de tres sueldos.
Así, la iniciativa pone en riesgo el dinero del trabajador en los casos en los que el trabajador tenga acumulados importes iguales a tres meses de salario y, sobre todo, frente al cobro de indemnizaciones, ya que en esos casos la mayoría de tales importes son pasible de embargo.
Además, si se tiene en cuenta un contexto de familias que ya se encuentran endeudadas, esta modificación puede traer grandes inconvenientes.
Desde la ADUBA manifestamos el más enérgico repudio a esta medida, que junto con las que viene llevando adelante el Gobierno en contra del pueblo desde su asunción, tales como el recorte a los jubilados y destinatarios de asignaciones sociales, la transferencia de recursos hacia los sectores concentrados de la economía producto de la quita de retenciones, y el techo a las negociaciones paritarias, atentan contra los trabajadores y les allana, en cambio, el camino los bancos y los sectores especuladores y los grandes grupos económicos para seguir generando desigualdad social.