LAS JUBILACIONES DOCENTES NO SON PRIVILEGIOS, SON DERECHOS

Compartimos y hacemos nuestras las palabras de la FEDUN, de la que ADUBA forma parte, sobre el intento del gobierno macrista de avasallar los derechos previsionales de los docentes e investigadores:


Ya desde antes de la sanción de la Reforma Previsional, que modificó en detrimento de los jubilados la escala de aumentos en sus haberes, el gobierno nacional insiste en anuncios sobre medidas de “evaluación” y recorte en las jubilaciones mal llamadas “de privilegio”. En los últimos días, volvieron a la carga con la mira puesta en las jubilaciones de docentes e investigadores.

Desde hace varias décadas, el sistema previsional nacional tiene regímenes especiales. En esa categorización entran los regímenes que nuclean a trabajadores que desempeñan tareas peligrosas o insalubres, que se jubilan a menores edades porque tienen, entre otras cosas, por ejemplo, un envejecimiento precoz. Los factores van desde la exposición a agentes tóxicos, hasta el estrés.

Desde que se estatuyeron, los gobiernos neoliberales, y sobre todo el ex ministro Cavallo, han intentado menoscabarlas, siempre con el argumento de achicar el gasto público. Ayer se conoció la noticia de que el Gobierno macrista creó, a través del Ministerio de Trabajo, una comisión que “revisará” las actividades que hoy tienen un régimen jubilatorio especial.

Los docentes, entre ellos los universitarios, y los investigadores científicos, por la naturaleza de la actividad también entran dentro de un régimen especial, que depende de aportes o descuentos personales superiores sobre el sueldo del 13% en lugar del 11% del régimen general.

Es decir que en nuestro caso aportamos mensualmente un alícuota diferencial del 2% extra de nuestro salario, para llegar así al 82% móvil u 85% en el caso de los científicos. De esta manera, la jubilación docente es un derecho que deviene de nuestros aportes y no un privilegio.

Nuestro régimen jubilatorio fue aprobado por ley en el Congreso de la Nación, o sea que no puede ser derogado por ninguna comisión del ministerio de trabajo.

Por todo esto, hemos resuelto que si el gobierno intenta “eliminar por decreto” nuestra ley de jubilaciones convocaremos a un PARO POR TIEMPO INDETERMINADO.

Desde la FEDUN nos manifestamos en estado de alerta y movilización, y seguiremos paso a paso el devenir de los acontecimientos, y desde ahora advertimos al gobierno nacional que no permitiremos que se pierdan los derechos conseguidos para todos los docentes.