Leer artículo

Basta de precarización laboral: Terminemos con el trabajo ad honorem

Durante mucho tiempo, la docencia fue errónea y convenientemente considerada un sacerdocio y no un trabajo, o que debía ejercerse tan solo por el “honor” que ella implica. Amparados en esta tradición, se mantienen vigentes hasta hoy situaciones laborales que incumplen con los derechos que otorgan las leyes laborales de nuestro país y el convenio colectivo de trabajo para los docentes universitarios.

En este sentido, en el ámbito de las Universidades Públicas existen los llamados docentes ad honorem, que no perciben renta, y por lo tanto sufren una de flagrante vulneración de sus derechos,.

Desde ADUBA luchamos desde hace mucho tiempo por terminar con la caracterización “ad honorem”, y para que se les asigne la renta que les corresponde por su trabajo como docentes.

En la última paritaria nacional hemos acordado con el ministerio de Educación un presupuesto de 100 millones de pesos que se destinará para rentar a docentes ad honorem.

A la fecha, se está trabajando en la distribución de esa partida presupuestaria entre todas las universidades del país, entre ellas, es la UBA la que tiene la mayor cantidad de docentes sin renta. Por lo tanto, cerca del 50 % de esos fondo vendrán a esta universidad.

En la medida en que avancen estas gestiones y se establezca el monto que corresponderá a la UBA, se realizará una paritaria local entre la UBA y ADUBA, en la cual se deberá acordará la distribución entre las distintas unidades académicas. En base a ello, se determinará qué cantidad de docentes se rentarán en cada una de ellas.

Si bien con estos fondos no se podrán remunerar a los más de 9000 docentes ad honorem, este será un paso importantísimo en el camino de rentar a todos los docentes.

Les iremos informando el avance de las negociaciones.

¡El trabajo es remunerado o no es trabajo!